Manuel Beaudroit de Belo: Cómo identificar un problema y lanzar un producto al mercado

 

Invité a Manuel Beaudroit (aka Manu) como primer invitado, porque fue la primera persona que cuando partí en esta industria y empecé a aprender y conocer qué estaba pasando en Latinoamérica, recuerdo que fue de los primeros emprendedores que ya estaba trabajando con esta tecnología desarrollando Bitex, conectando bancos y permitiendo pagos de remesas con bancos desde Argentina. Eso lo encontré súper interesante.

A lo largo de su carrera ha creado y vendido empresas dentro del mundo cripto, y con tantos años de experiencia valía la pena tenerlo como nuestro primer invitado.

Tl;DR:

Una de las lecciones clave que Manu comparte es la importancia de lanzar productos al mercado rápidamente. Subraya que la velocidad en la iteración y la validación de hipótesis son esenciales para ajustar estrategias según la retroalimentación del usuario. Esta mentalidad ágil y centrada en el usuario, según Manu, es fundamental para la creación de productos que no solo resuelven problemas específicos, sino que también se adaptan y evolucionan con las necesidades cambiantes del mercado. Todo esto, basado en su experiencia construyendo Belo que hoy cuenta con más de 1 millón de usuarios en Latinoamérica.

(03:02) – Cómo partió emprendiendo con Bitcoin

CP: Quisiera saber ¿Qué te llamó la atención en 2014 para trabajar con algo que ni siquiera estaba quizás en el radar de muchas personas, no solamente de un punto de vista como usuario de Bitcoin, sino de montar un negocio sobre esta tecnología innovadora?

MB: Hay varias cosas que incluso incluyen a tu querido país Chile. Yo venía de trabajar, o mejor dicho, estaba trabajando en ese momento en Accenture, o sea, estaba liderando todo lo que era la operación de marketing digital para Procter and Gamble y empecé a tener un primer acercamiento a emprender en tecnología en 2012. Allí, fue la primera vez que conocí Bitcoin y lamentablemente no compré en ese momento que estaba como en $11.

Luego, empezamos a avanzar en un proyecto que era básicamente un marketplace para prestar cosas y nos encontramos con la problemática de poder pagar y cobrar internacionalmente. Y ahí, Bitcoin hacía mucho sentido.

La primera aproximación fue muy extraña porque ya existe esto que se llama Bitcoin, es dinero nativo digital de internet, no lo emite ningún banco, ningún estado. Suena más a Ponzi que otra cosa. Y como que la primera reacción fue de rechazo, no?

O sea, como que tenemos pre-formateada la cabeza para pensar en términos de legacy o tecnología legacy.

Pero bueno, empezamos a implementar esos pagos en Bitcoin y en un momento ya en 2013 vimos que fue la crisis financiera de Chipre y Bitcoin pasó de 11 a $160 o $260. Y de repente empezó a haber muchísima actividad en los grupos de Facebook en Argentina y veíamos que la gente compraba y vendía en esas plataformas. Y vimos que evidentemente acá hay algo interesante para hacer.

Pero no fue hasta que viajé a Chile, al Lollapalooza y básicamente yo viajaba con mi tarjeta de débito e impusieron controles cambiarios, yo me quedé sin plata y ahí fue como ya entendí para qué es Bitcoin y me dije, si este problema lo tengo yo, también lo deben tener millones de personas en todo el mundo.

Y ahí fue que nos metimos de lleno.

Empezamos a armar primero un marketplace de compra y venta más peer to peer, similar a lo que era Localbitcoins en su momento, que se llamaba Cripto Cueva.

Después lanzamos una casa de cambio que se llamó Cripto Cambios y posteriormente en 2014 ya sacamos Bitex al mercado en mayo de 2014 y a partir de ahí íbamos yendo en cómo mejorar la experiencia de entrar en cripto.

Entonces yo soy una persona de muchas ideas y que tiene también mucha energía, me gusta mucho el quilombo, me gusta mucho el caos, pero bueno, obviamente uno se tiene que someter un poco a hacer las cosas o a hacer una cosa a la vez.

Y había poco espacio para eso que básicamente no se llamaba Bitex, era otra cosa.

Y bueno, fueron pasando los años y fuimos haciendo muchas otras cosas, empezamos con B2C, pasamos a B2B y le fuimos dando servicio a bancos.

Fuimos la primera empresa a nivel global en conectar un banco a la red Bitcoin para mostrar una alternativa a Swift. La verdad que eso fue un gran hito.

Hicimos la primera exportación de un bien pagado en Bitcoin, también entre Argentina y Paraguay, pero no estaba enamorado de lo que estaba haciendo.

Me faltaba algo. Y ahí fue un poco también la decisión de saltar a Belo y hacer un producto 100% basado en el consumidor, en el cual la problemática que yo veía era que la gente solo compraba bitcoin o cripto cuando el precio subía.

Claro, yo entendía que esta tecnología era de uso cotidiano, pero no había productos de uso cotidiano. Y hay es donde sale, como esta idea de cómo hacer que cripto sea algo de uso diario y utilizar una tecnología tan legacy como es la tarjeta, que es una tecnología que tiene 60 años.

(08:42) – Cómo identificar un problema y crear un producto

CP: En este proceso de decir oye, acá hay algo interesante empezar a montar un proyecto, un caso de uso y empezar a trabajarlo y evolucionarlo y mejorarlo. ¿Dónde está o cuál fue tu principal input para ir iterando e ir modificando lo que tú estabas haciendo?. En tu faceta de emprendedor ¿Cuándo te diste cuenta de que hay algo que tenías que modificar o quizás cambiar en el modelo de negocio o hacia donde estabas apuntando? 

MB: Esto es uno de los problemas principales que tiene cripto, que hay mucha gente muy enamorada de la tecnología, pero hay muy poca gente conectada con la vida real y con los problemas de las personas que pueden adoptar esas soluciones. 

Entonces, yo no se si es por ser latino o cuál es la raíz, pero pensar en términos de problemas es un conflicto porque no nos gustan los problemas, no nos gustan los conflictos. Pero identificar un problema es identificar una oportunidad, identificar que hay un espacio en un mercado que tiene que ser lo suficientemente grande, donde hay gente que no está satisfecha con la solución existente. 

Y esto quizás yo lo vi, por ejemplo, mucho en la corporación. Mis jefes me decían no me traigas un problema, trae una solución. Y está bien, entre comillas.

Pero quizás hace que la solución que yo te pueda llegar a traer esté sesgada, digamos, mi propio background o la visión limitada que yo pueda tener sobre la el total del escenario, por ejemplo.

Entonces, como emprendedor digo, lo primero y principal es encontrar un problema lo suficientemente importante en un mercado lo suficientemente grande.

Eso no significa que vas a ir y vas a dispararle con un misil a todo el mercado al mismo tiempo, sino que tenés que ir y segmentarlo al nicho del nicho, del nicho, del nicho, donde realmente resolver ese problema pueda ser un cambio de vida para muchas personas.

Nosotros cuando salimos nos preguntamos ¿qué queremos hacer?, queremos permitir que la gente pueda vivir en cripto todos los días, era mi problema, ‘cómo haces para construir un producto que sea de uso cotidiano, pero que tenga un mercado suficientemente interesante?

Y lo que encontramos parte de la hipótesis inicial era que, los freelancers o los trabajadores del futuro, trabajadores remotos, nómadas digitales, creadores de contenido digamos, como profesionales independientes, etcétera, eran un segmento que estaba adoptando la tecnología sin cuestiones ideológicas, con cuestiones puramente pragmáticas. Y entonces trabajamos en encontrar o buscar una solución para ese mercado.

(15:00) – Proceso entre la ideación y lanzamiento de producto

CP: Una vez que distes con ese problema, y viste un mercado desatendido, potencialmente grande, ¿lo analizaste, lo investigaste, viste las métricas o directamente empezaste a buscar una solución y testear? ¿Cómo fue ese proceso entre la ideación hasta que sacaste ese primer producto a ese mercado que estaba desatendido? 

MB: Es muy difícil partir de la data, porque puede toda esa información, puede estar sesgada, puede ser información vieja. Entonces yo creo que, y esto es quizás inherente al emprendedor, pues, el emprendedor nace de una hipótesis.

Primeramente, tienes que definir al menos un punto de partida, que el tiempo después te dirá si es correcto o incorrecto. Hay que arrancar desde una hipótesis y generar la mayor cantidad de información posible, sobre todo hablando con el usuario, que es el que te va a estar diciendo básicamente cuál es ese problema.

Después tienes que constatar con data y cruzar con diferentes fuentes de información si ese problema es lo suficientemente grande. La información de los usuarios, las entrevistas que puedes hacer, los formularios de feedback de encuestas son importantes, pero tiene que haber un corte, un prisma por el cual vos pasas esa información.

Y yo creo que la mejor forma de aprender y tomar buenas decisiones es moviéndose, para generar más información y tratar de hacer nuevamente pruebas cortas, medidas, experimentos, etc.

El método científico en esto me parece que es muy importante, ya que es el que de alguna manera te voy a decir si tu hipótesis era correcta o incorrecta, porque si vos solamente utilizás tu intuición como timón para tomar decisiones, quizás vas a acertar una, dos, tres veces, pero a la cuarta vez posiblemente vayas a fallar y puede ser catastrófico.

CP: Si claro, sobre todo porque, porque uno sigue su lógica, su instinto y finalmente termina cerrándose y sesgándose a lo que uno piensa y que es totalmente diferente a lo que el mercado te estaba también diciendo.

(18:40) – Validar la hipótesis inicial

CP: Cuando desarrollas todo este proceso de iteración, de contacto, de feedback ¿Cuánto tiempo te tomó llevar esa hipótesis hasta validarla finalmente con el mercado para tener ese producto ya funcional andando en etapa cero?

MB: Fue raro porque, yo arranqué a hacer esto en el 2020 y fue un año extraño. O sea, la verdad que no sabíamos si nos íbamos a morir todos o íbamos a convertirnos en alienígenas. Entonces como que la verdad que estaba bastante raro. 

Además, fueron siete años de trabajo y en 2020  yo me lo tomé muy tranquilo. Me puse más las pilas a partir de septiembre en adelante, cuando cerramos una ronda de inversión, empezamos a contratar equipo y en julio lanzamos una beta, en agosto lanzamos una beta mejorada y en septiembre lo abrimos al público.

Y acá me parece que el aprendizaje más grande es, tratar de lanzar el producto lo más rápido posible, justamente para probar en producción que tu hipótesis es o no es correcta.

Por lo tanto, desde que nos pusimos a programarlo que fue entre enero y febrero, tardamos entre siete y ocho meses en lanzarlo al mercado.

Realmente, lanzamos lo que podíamos lanzar y semana a semana fuimos agregando nuevas funcionalidades. Lo perfecto es enemigo de lo bueno y lo bueno te da información, porque en definitiva nunca nada llega a ser perfecto.

CP: Correcto, una de las grandes experiencias que tuve yo desarrollando productos en 2017 fue que también en uno de los primeros proyectos que estábamos lanzando, nos demoramos un año buscando esa perfección y después cuando salimos con el producto no era nada, no se podía utilizar, nadie lo usaba y es ahí cuando te das contra un muro porque rompes tu visión de emprendedor de que este producto va a ser genial y que salió perfecto y no es así. O sea, literalmente nadie lo usó.

MB: Totalmente cierto. Es entendible, viable y es esperable. Lo peor que uno puede hacer es sabiendo que tenés que cambiar, no cambiar, porque básicamente eso es ser un testarudo que no está leyendo el mercado.

Es importante estar acostumbrado a que vamos a estar cambiando todo el tiempo, de que las cosas no van a salir como uno quiere, de que salimos con lo mejor posible, y no con algo excelente.

(26:30) – Cómo se estructura un equipo 

CP: En ese proceso de ir creando proyectos, ideas, startups ¿Cómo es armar un equipo y encontrar cofundadores? En el caso tuyo, creo que has tenido un par de cofundadores, ¿cómo ha sido ese trabajo de encontrar cofundadores, cómo encuentras ese feeling?, porque en mi caso en particular, creo que hay muy buenas ideas que uno puede desarrollar, pero necesitas un cofundador o cofundadores que te ayuden a empujar esto hacia adelante y creo que es mucho más efectivo ir con cofundadores que ir solo en un proyecto. 

MB: Los cofundadores, yo creo que son indispensables. Me parece que el número ideal de personas para cofundar una empresa son tres. Idealmente, uno de esos tiene que ser técnico. 

Creo que en algún punto esto es muy similar a un matrimonio. En el sentido de que vos no te vas a casar la primera semana que conoces una persona. Hay algo que se llama estar de novios y ese estar de novios es un tiempo indefinido que se puede estirar poco o mucho, pero digamos, existe en algún punto. Salvo casos contados el que se conoce y se casa la semana, muy posiblemente se terminará divorciando.

Mi recomendación es tomarse el tiempo para conocer a la persona y estar realmente seguros de lo que están queriendo hacer y armar muy bien, básicamente un documento de accionistas, definiendo los roles y responsabilidades.

Si todos hacen lo mismo, es decir, si todos son CEOs, la compañía no va a ir a ningún lado.

Después viene el tema del vesting. El vesting debería ser de por lo menos de siete a diez años. Porque recién al segundo año, cuando empieces a comer m****a de verdad, te das cuenta del tipo de persona que tienes al lado. Entonces creo que hay que darle tiempo a las relaciones, me parece muy sano, para que no terminen perjudicando a la empresa.

Y para poder cumplir esa misión necesitas tener una estructura, que va a ser una estructura corporativa. Básicamente, el poder o la palanca que vos tenes como fundador son las acciones, son los votos. Vos podés hacer una redistribución de acciones, pero lo importante es no regalarlas al principio.

Eso para mí es muy importante, 

CP: Muy buenos insights sobre tu experiencia y puntos relevantes para aquellos que nos escuchan, sobre cómo buscar esos cofundadores y cómo trabajarlos en ese aspecto.

Yo también estoy de acuerdo que 3 es un buen número de cofundadores para echar adelante un proyecto y como tú bien lo dijiste, esto es un matrimonio literal y y hay que pasar un proceso de conocer a esos cofundadores y realmente en el momento que uno se los conoce, cuando tú dices cuando lleguen esos periodos que uno tiene que comer m****a, ahí realmente salen las personalidades de las personas y descubrimos si podemos seguir con ellos o se rompe ese matrimonio empresarial.

MB: Así es, muchas veces uno se rige por reglas duras escritas en libros. pero la realidad es que cada persona y cada startup es un universo en sí. Y al final del día, lo único que importa es cuánto dinero generas después de impuestos. O sea, es profit y todo el resto de todo el resto es pura m****a. Nuevamente, si vos estas enfocado en crear valor, créalo. Todo el resto se acomoda. 

(34:35) – Consejos para levantar capital

CP: Creo que cualquier emprendedor en una etapa inicial siempre está buscando esa fuente de financiamiento, ese inversor, ese venture capital. ¿Cuál sería tu consejo para aquellos que están emprendiendo o desarrollando sus proyectos al momento de ir a buscar financiamiento? 

MB: Todo depende. El financiamiento básicamente se traduce en velocidad, si lo sabes aprovechar bien.

Depende nuevamente del tipo de empresa. Por ejemplo, en nuestro caso, nuestra empresa que es de capital intensivo, entonces necesitas mucho capital para poder operar la empresa, tanto a nivel de recursos humanos como recursos financieros.

Ahora yo lo que haría es tratar de posponer cualquier financiamiento hasta ver que esa idea que vos tenías la pudiste lanzar al mercado y estás pudiendo traccionar y hay una demostración inicial de Product Market Fit, para saber si básicamente tu producto encaja dentro del mercado.

Si lo haces, vas a estar en mejor condiciones de levantar capital en vez de si sales a diluirte desde bien al principio sin tener claro qué es lo que quieres resolver.

Muchas veces el dinero puede ser incluso una fuente de potenciar errores, porque nuevamente no estás tomando buenas decisiones porque total, tenés plata. Y esa plata se puede ir muy rápido por diferentes razones, así que lo mejor es trapear, entender bien el problema. 

Y cuando tenés esas métricas de market fit, digamos esa, esa curvita que va para arriba y entendés que realmente estás generando un impacto en el mercado, ahí si puedes salir a buscar plata, con dos o tres o cuatro o cinco ángeles inversores que sean los que te van a extender tu red.

Esos ángeles inversores tienen que ser personas que sean de tu industria, que entiendan el problema, que sean referentes, que te proyecten básicamente, que ellos confían en ti como emprendedor y que comparten tu visión. Y hasta ahí te diría que es la parte fácil porque no tenés que demostrar muchas veces métricas.

(40:30) – Recomendación de libros

CP: En tus respuestas vi que utilizaste varias veces el término de emprendedor. En ese sentido, ¿cuál sería para ti el libro, video, serie, o lo que sea que quieras recomendarle a los que nos estén escuchando, que te haya marcado y que te haya agregado valor? 

MB: Este año empecé a escuchar muchos audiolibros. Ahora estoy leyendo Crossing the Chasm, o Cruzando el abismo. Hace poco lei Can’t Hurt Me de David Goggins, un escritor tremendo, y uno muy bueno que se llama “El sutil arte de que te importe un carajo”, para acomodarte un poco las ideas y pensar rápido. Otro que me encantó que leí este año fue “Romper la barrera del no”. 

Además, estuve leyendo bastantes libros de sobre negociación que me parece una gran área para especializarse y “Trillion Dólar Coach” que también me gustó bastante.

CP: Manu, te quiero agradecer por tu tiempo y tu disposición de participar en el podcast. Si hay algo más que quieras finalmente agregar para despedirte.

MB: Bájense Belo, úsenlo y me dan su feedback que me viene súper bien, y nada, espero estar dentro de poco en Chile. Muchas gracias por la invitación Cris. Saludos a todos y a emprender. 

CP: Antes de terminar, déjame explicarte por qué creamos el podcast de Emprendedores Web3. Y es que muchos emprendedores ya han dado el salto en esta naciente y creciente industria web3, no solo en Latinoamérica, sino a nivel global.

Queremos que a través de este podcast más personas puedan emprender en esta industria. Es por eso que invitamos a todos los emprendedores para que nos cuenten sus historias, sus éxitos y sus fracasos, para que de esta manera puedan inspirar a más y más emprendedores, a que crucen y se lancen en el mundo del emprendimiento Web3.

Si este podcast te parece valioso, te agradecemos que te suscribas a nuestro canal de YouTube, Spotify y Apple Podcast. Déjanos un review y comentarios sobre qué te pareció el programa y si hay por ahí algún invitado o invitada que te gustaría tener en este podcast. Además, si te parece valioso, compártelo con quien estimes pertinente. 

Muchas gracias y nos vemos en un próximo episodio de Emprendedores Web3.


Manu recomendó los siguientes libros durante la entrevista:

  • «Crossing the Chasm» (Cruzando el Abismo) – Autor: Geoffrey A. Moore.
  • «Can’t Hurt Me» – Autor: David Goggins.
  • «El sutil arte de que te importe un carajo» – Autor: Mark Manson.
  • «Romper la barrera del no» – Autor: William Ury.
  • «Trillion Dólar Coach» – Autores: Eric Schmidt, Jonathan Rosenberg, y Alan Eagle.

Acá te comparto las redes sociales de Manu y de Belo:

X (ex-Twitter): https://twitter.com/mbeaudroit

X de Belo: https://twitter.com/belo_app


Más información

Para más episodios visita emprendedoresweb3.com

Síguenos en nuestras redes sociales:

X (ex-Twitter): https://twitter.com/colledgestudio

Instagram: https://instagram.com/colledgestudio

YouTube: https://youtube.com/@somoscolledge 

Conoce todos nuestros programas enfocados en Emprendedores Web3 en Colledge Studio.


Sigue el podcast en:

Spotify

Apple Podcast

Amazon

Google Podcast

Un comentario de “Manuel Beaudroit de Belo: Cómo identificar un problema y lanzar un producto al mercado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *